Defensa de la Alegría

Etiquetas

, , ,

Defender la alegría como una trinchera

Defenderla del escándalo y la rutina

De la miseria y los miserables

De las ausencias transitorias

Y las definitivas

Defender la alegría como un principio

Defenderla del pasmo y las pesadillas

De los neutrales y de los neutrones

De las dulces infamias

Y los graves diagnósticos

Defender la alegría como una bandera

Defenderla del rayo y la melancolía

De los ingenuos y de los canallas

De la retórica y los paros cardíacos

De las endemias y las academias

Defender la alegría como un destino

Defenderla del fuego y de los bomberos

De los suicidas y los homicidas

De las vacaciones y del agobio

De la obligación de estar alegres

Defender la alegría como una certeza

Defenderla del óxido y de la roña

De la famosa pátina del tiempo

Del relente y del oportunismo

De los proxenetas de la risa

Defender la alegría como un derecho

Defenderla de Dios y del invierno

De las mayúsculas y de la muerte

De los apellidos y las lástimas

Del azar

Y también de la alegría.

Mario Benedetti

Anuncios

Cuando sea mi vida…


Cuando sea mi vida,

toda clara y ligera

Como un buen río

Que corre alegremente

A la mar,

A la mar ignota

Que espera

Llena de sol y de canción.

Y cuando brote en mi

corazón la primavera

Serás tú, vida mía,

la inspiración

de mi nuevo poema.

Una canción de paz y amor,

al ritmo de la sangre

que corre por las venas.

Una canción de amor y paz.

Tan solo de dulces cosas y palabras.

Mientras,

Mientras, guarda la llave de oro

De mis versos

Entre tus joyas.

Guárdala y espera.
Antonio Machado

Los ocho regalos ….

Imagen1.- El regalo de Escuchar.
Pero realmente escuchar, sin interrumpir, bostezar, o criticar. Solo escuchar.
 
2.- El regalo del Cariño.
Ser generoso con besos, abrazos, palmadas en la espalda y apretones de manos, estas pequeñas acciones demuestran el cariño por tu familia y amigos.
3.- El regalo de la sonrisa.
 
Llena tu vida de imágenes con sonrisas, dibujos, caricaturas y tu regalo dirá: “me gusta reír contigo”
 
4.- El regalo de las notas escritas.
 
Esto puede ser un simple “gracias por ayudarme”, un detalle como estos puede ser recordado de por vida Y CAMBIARLA A UN TAL
VEZ.
 
 5.- El regalo de un cumplido.
 
Un simple y sincero “te ves genial de rojo”, “has hecho un gran trabajo” o “fue una estupenda comida” puede hacer especial un día.
6.- El regalo del favor.
 
Todos los días procura hacer un favor.
 
7.- El regalo de la soledad.
Hay días que no hay nada mejor que estar solo. Se sensible a aquellos días y da este regalo o solicítalo a los demás.
 
8.- El regalo de la disposición a la gratitud.
 
La forma mas fácil de hacer sentir bien a la gente es decirle cosas que no son difíciles de decir como “Hola” y “Muchas Gracias”.
Los amigos son raras joyas, que pueden hacerte enojar y sonreír, que poco a poco aprenden a escuchar, a alentarte y ellos siempre abrirán su corazón a nosotros.
 

Sal es el momento

Etiquetas

Si saldré y volaré...
Hay unos laberintos en la vida en el que nos metemos nosotros solos y que aún sabiendo cual es la salida y como se debe de salir, no lo hacemos es como queriendo decir a la vida “ya se cual es el camino pero quiero complicarlo un poco, se que estoy sufriendo mucho ahora pero también lo haré cuando salga, prefiero estar aquí en esta zona donde se como es el dolor, pero el que me espera fuera no se cómo es y tengo miedo”
La vida responde” sal fuera, aquí dentro todo es muy limitado, sufrirás y llorarás, pero el dolor se irá mitigando día tras día, encontrarás días de lluvia, de tormenta pero te aseguro que tendrás más días de sol y arco iris. Sonríe, sal ya, empieza tu viaje, el más largo, no mires atrás y empieza a volar ya, 
-Sí volaré, eso haré, saldré y brillaré.

 

Me doy permiso

Me doy permiso

Virginia Satir, terapeuta estadounidense, experta en terapia familiar, nos dejó en su libro “En contacto íntimo” un regalo acerca de los 5 derechos o permisos que todos y todas tenemos como personas.

Estos son:

1. Me concedo a mí mism@ el permiso de estar y de ser quien soy, en lugar de esperar a que otro determine dónde yo debería estar o cómo debería ser.

2. Me concedo a mí mism@ el permiso de sentir lo que siento, en vez de sentir lo que otros sentirían en mi lugar.

3. Me concedo a mí mismo@el permiso de pensar lo que pienso y también el derecho de decirlo, si quiero, o de callármelo, si es que así me conviene.

4. Me concedo a mí mism@ el permiso de correr los riesgos que yo decida correr, con la única condición de aceptar pagar yo mismo los precios de esos riesgos.

5. Me concedo a mí mism@ el permiso de buscar o pedir lo que yo creo que necesito del mundo, en lugar de esperar que alguien más me dé el permiso para obtenerlo.



Ejercer estos 5 derechos o permisos nos proporcionaría conectar con lo que realmente somos, con nuestra esencia, al margen de las expectativas y necesidades de los demás, así como asumir la responsabilidad de lo que nos sucede, de nuestros actos e incluso de nuestras propias emociones.


¿Qué derecho o permiso ejerces con naturalidad? ¿Cuál, en cambio, te está impidiendo ser auténtic@? ¿Qué parte de ti no estás dejando salir? ¿Qué se están perdiendo las personas que te rodean? ¿Qué te estás perdiendo tú por no concederte estos derechos o permisos?



Nota: Dibujo de Escher donde uno “se dibuja a si mismo” que me ayuda a reflejar la idea que quiero transmitir. Somos nosotros los que nos damos los derechos y los permisos, sin tener que esperar a que nadie nos los concedan.

Ese día

Etiquetas

, , , ,


ESE DÍA Hoy pienso en ese día, que será como tantos

-voraz, suplementario, azul, indiferente-,

y en el que una vez más, pero ya no habrá otra,

mis ojos, mis oídos, recobrarán el mundo.

Y quizá me despierte sin sorpresa, ignorando

que es por última vez, que ya no quedan sueños;

que el tiempo, del que son formas todas las cosas,

ha decidido descartar la mía.

En mis ojos abiertos se ahogarán los pájaros,

los hombres, las estrellas, la luz que los inventa;

colérico, el futuro desgarrará su engaño

como un telón pintado, revelando el vacío.

Y mi ser, vaso inútil en manos de un enfermo,

rodará silencioso a estrellarse en la nada.

José Cereijo.

Soy

Etiquetas

A veces soy como el desierto o otras como un oasis.
A veces soy como el desierto implacable y dura aunque con la frescura de un oasis.

A veces soy como el mar, tranquilo y sereno aunque con la bravura de las olas.

No tengo secretos soy lo que ves.

Me dejo mimar, abrazar, besar y si me regalas dos segundos, te aseguro que haré todo lo posible e imposible por duplicarlo y devolvértelo, que digo duplicar, te lo multiplico por mil.

Si me das algo sin pedirlo ni con palabras, ni con miradas yo te daré la vida.

Se qué cometer un error, dos o mil significa que creceré más rápido y también sé que no pasa nada por tropezar miles de veces en la misma piedra porque lo importante es levantarte y seguir para adelante.

Sí alguien me dice  una palabra de aliento, de ánimo o de cariño, resurjo  y  crezco.

Soy tan, tan sentimental que a veces me da hasta miedo.

Tengo muchas veces la sensación que pierdo el tiempo intentado buscar respuestas que no merecen la pena y no es una senasación es que lo hago.

Me ciega las injusticias, la inmigración, los niños y sus carencias, la lucha de muchas mujeres en algunas comunidades y la situación social tan critica por la que estamos pasando.

Me gusta aprender hasta de una hoja cuando cae del árbol, como se balancea  en el aire, sin prisas, hasta llegar al suelo, quizás sepa que ese es su final (¿o no?) y que por eso prolonga su último viaje.

A veces me quejo sin sentido, discuto y no pienso antes de contestar, aunque me arrepiento miles de veces y en milesimas de segundos.

Todo esto para concluir que tengo mucho por pulir, mucho por aprender y enseñar, mucho que  dar y recibir y muchísimo por VIVIR Y CRECER.

Tengo un secreto..

Pero tengo un secreto. Aunque construyan murallas que lleguen hasta el cielo, yo encontraré la forma de volar sobre ellas. Aunque intenten atraparme con cientos de armas, yo encontraré un modo de resistir. Y hay muchos como yo ahí fuera, más de los que crees. Gente que se niega a dejar de creer. Gente que se niega a volver a tierra. Gente que ama en un mundo sin murallas, gente que ama frente al odio, frente al rechazo, sin miedo y contra toda esperanza”Pomelo y Limón” de Begoña Oro

Yo soy

Etiquetas

Yo soy un nombre que canta y te enamora desde el otro lado de la luna,

Yo soy tu indómita gacela,
el trueno que rompe la luz sobre tu pecho
Yo soy el viento desatado en la montaña
y el fulgor concentrado del fuego del ocote.
Yo caliento tus noches,
encendiendo volcanes en mis manos,
mojándote los ojos con el humo de mis cráteres.
Yo he llegado hasta vos vestida de lluvia y de recuerdo,
riendo la risa inmutable de los años.
Yo soy el inexplorado camino,
la claridad que rompe la tiniebla.
Yo pongo estrellas entre tu piel y la mía
y te recorro entero,
sendero tras sendero,
descalzando mi amor,
desnudando mi miedo.
Yo soy un nombre que canta y te enamora
desde el otro lado de la luna,
soy la prolongación de tu sonrisa y tu cuerpo.
Yo soy algo que crece,
algo que ríe y llora.
Yo,
la que te quiere.
 
Gioconda Belli

Conocí…

Etiquetas

Solo quería vivir con él y para él y además hizo que creciera en todos los aspectos
– Tu fuiste quien me lo dijo.- ¿yo recuerdame?

– Si, me dijiste que volaría, que iría a cualquier sitio, que conocería a las personas que yo quisiera, que incluso podria ir a cualquier época o adelantarme al tiempo actual, avanzar en cualquier dirección, la que yo quisiera sin embargo, hubo algo que conocí que no me lo habías dicho,ni hablado.

-¿Sí que fue?

-Algo que estaba por encima de todo eso, que me hizo vibrar, sentir y rendirme a eÉl, ya no quise adelantarme al tiempo, ni volver al pasado, solo quería vivir con él y para él y además hizo que creciera en todos los aspectos y me revalorizó, también despertó mi Alma, me hizo aspirar a mas, me encendió el corazon y me trajo paz a la mente.

-¿El que, dímelo, que es?

-Conocí el Amor y todo cambió.