Sal es el momento

Etiquetas

Si saldré y volaré...
Hay unos laberintos en la vida en el que nos metemos nosotros solos y que aún sabiendo cual es la salida y como se debe de salir, no lo hacemos es como queriendo decir a la vida “ya se cual es el camino pero quiero complicarlo un poco, se que estoy sufriendo mucho ahora pero también lo haré cuando salga, prefiero estar aquí en esta zona donde se como es el dolor, pero el que me espera fuera no se cómo es y tengo miedo”
La vida responde” sal fuera, aquí dentro todo es muy limitado, sufrirás y llorarás, pero el dolor se irá mitigando día tras día, encontrarás días de lluvia, de tormenta pero te aseguro que tendrás más días de sol y arco iris. Sonríe, sal ya, empieza tu viaje, el más largo, no mires atrás y empieza a volar ya, 
-Sí volaré, eso haré, saldré y brillaré.

 

Anuncios

Me doy permiso

Me doy permiso

Virginia Satir, terapeuta estadounidense, experta en terapia familiar, nos dejó en su libro “En contacto íntimo” un regalo acerca de los 5 derechos o permisos que todos y todas tenemos como personas.

Estos son:

1. Me concedo a mí mism@ el permiso de estar y de ser quien soy, en lugar de esperar a que otro determine dónde yo debería estar o cómo debería ser.

2. Me concedo a mí mism@ el permiso de sentir lo que siento, en vez de sentir lo que otros sentirían en mi lugar.

3. Me concedo a mí mismo@el permiso de pensar lo que pienso y también el derecho de decirlo, si quiero, o de callármelo, si es que así me conviene.

4. Me concedo a mí mism@ el permiso de correr los riesgos que yo decida correr, con la única condición de aceptar pagar yo mismo los precios de esos riesgos.

5. Me concedo a mí mism@ el permiso de buscar o pedir lo que yo creo que necesito del mundo, en lugar de esperar que alguien más me dé el permiso para obtenerlo.



Ejercer estos 5 derechos o permisos nos proporcionaría conectar con lo que realmente somos, con nuestra esencia, al margen de las expectativas y necesidades de los demás, así como asumir la responsabilidad de lo que nos sucede, de nuestros actos e incluso de nuestras propias emociones.


¿Qué derecho o permiso ejerces con naturalidad? ¿Cuál, en cambio, te está impidiendo ser auténtic@? ¿Qué parte de ti no estás dejando salir? ¿Qué se están perdiendo las personas que te rodean? ¿Qué te estás perdiendo tú por no concederte estos derechos o permisos?



Nota: Dibujo de Escher donde uno “se dibuja a si mismo” que me ayuda a reflejar la idea que quiero transmitir. Somos nosotros los que nos damos los derechos y los permisos, sin tener que esperar a que nadie nos los concedan.

Ese día

Etiquetas

, , , ,


ESE DÍA Hoy pienso en ese día, que será como tantos

-voraz, suplementario, azul, indiferente-,

y en el que una vez más, pero ya no habrá otra,

mis ojos, mis oídos, recobrarán el mundo.

Y quizá me despierte sin sorpresa, ignorando

que es por última vez, que ya no quedan sueños;

que el tiempo, del que son formas todas las cosas,

ha decidido descartar la mía.

En mis ojos abiertos se ahogarán los pájaros,

los hombres, las estrellas, la luz que los inventa;

colérico, el futuro desgarrará su engaño

como un telón pintado, revelando el vacío.

Y mi ser, vaso inútil en manos de un enfermo,

rodará silencioso a estrellarse en la nada.

José Cereijo.

Soy

Etiquetas

A veces soy como el desierto o otras como un oasis.
A veces soy como el desierto implacable y dura aunque con la frescura de un oasis.

A veces soy como el mar, tranquilo y sereno aunque con la bravura de las olas.

No tengo secretos soy lo que ves.

Me dejo mimar, abrazar, besar y si me regalas dos segundos, te aseguro que haré todo lo posible e imposible por duplicarlo y devolvértelo, que digo duplicar, te lo multiplico por mil.

Si me das algo sin pedirlo ni con palabras, ni con miradas yo te daré la vida.

Se qué cometer un error, dos o mil significa que creceré más rápido y también sé que no pasa nada por tropezar miles de veces en la misma piedra porque lo importante es levantarte y seguir para adelante.

Sí alguien me dice  una palabra de aliento, de ánimo o de cariño, resurjo  y  crezco.

Soy tan, tan sentimental que a veces me da hasta miedo.

Tengo muchas veces la sensación que pierdo el tiempo intentado buscar respuestas que no merecen la pena y no es una senasación es que lo hago.

Me ciega las injusticias, la inmigración, los niños y sus carencias, la lucha de muchas mujeres en algunas comunidades y la situación social tan critica por la que estamos pasando.

Me gusta aprender hasta de una hoja cuando cae del árbol, como se balancea  en el aire, sin prisas, hasta llegar al suelo, quizás sepa que ese es su final (¿o no?) y que por eso prolonga su último viaje.

A veces me quejo sin sentido, discuto y no pienso antes de contestar, aunque me arrepiento miles de veces y en milesimas de segundos.

Todo esto para concluir que tengo mucho por pulir, mucho por aprender y enseñar, mucho que  dar y recibir y muchísimo por VIVIR Y CRECER.

Tengo un secreto..

Pero tengo un secreto. Aunque construyan murallas que lleguen hasta el cielo, yo encontraré la forma de volar sobre ellas. Aunque intenten atraparme con cientos de armas, yo encontraré un modo de resistir. Y hay muchos como yo ahí fuera, más de los que crees. Gente que se niega a dejar de creer. Gente que se niega a volver a tierra. Gente que ama en un mundo sin murallas, gente que ama frente al odio, frente al rechazo, sin miedo y contra toda esperanza”Pomelo y Limón” de Begoña Oro

Yo soy

Etiquetas

Yo soy un nombre que canta y te enamora desde el otro lado de la luna,

Yo soy tu indómita gacela,
el trueno que rompe la luz sobre tu pecho
Yo soy el viento desatado en la montaña
y el fulgor concentrado del fuego del ocote.
Yo caliento tus noches,
encendiendo volcanes en mis manos,
mojándote los ojos con el humo de mis cráteres.
Yo he llegado hasta vos vestida de lluvia y de recuerdo,
riendo la risa inmutable de los años.
Yo soy el inexplorado camino,
la claridad que rompe la tiniebla.
Yo pongo estrellas entre tu piel y la mía
y te recorro entero,
sendero tras sendero,
descalzando mi amor,
desnudando mi miedo.
Yo soy un nombre que canta y te enamora
desde el otro lado de la luna,
soy la prolongación de tu sonrisa y tu cuerpo.
Yo soy algo que crece,
algo que ríe y llora.
Yo,
la que te quiere.
 
Gioconda Belli

Conocí…

Etiquetas

Solo quería vivir con él y para él y además hizo que creciera en todos los aspectos
– Tu fuiste quien me lo dijo.- ¿yo recuerdame?

– Si, me dijiste que volaría, que iría a cualquier sitio, que conocería a las personas que yo quisiera, que incluso podria ir a cualquier época o adelantarme al tiempo actual, avanzar en cualquier dirección, la que yo quisiera sin embargo, hubo algo que conocí que no me lo habías dicho,ni hablado.

-¿Sí que fue?

-Algo que estaba por encima de todo eso, que me hizo vibrar, sentir y rendirme a eÉl, ya no quise adelantarme al tiempo, ni volver al pasado, solo quería vivir con él y para él y además hizo que creciera en todos los aspectos y me revalorizó, también despertó mi Alma, me hizo aspirar a mas, me encendió el corazon y me trajo paz a la mente.

-¿El que, dímelo, que es?

-Conocí el Amor y todo cambió.

Quiero 

Etiquetas

, , ,

Ver, Amar, Oler, Sentir, Tocar

Deseo vivir esta vida bebiendo pequeños sorbos y deleitarme con el aroma de la mas pequeña de las flores.


Mi alma esta intranquila, quiere volver a tener esa paz que perdió, desea tranquilizarse y coordinar todos los pensamiento, con mis movimientos y mi vida.Quiere limpiar y pulir mi alma de todo aquello que hace daño. A estas alturas de la vida vale mas la paz interior que guerras sin sentido que no nos lleva a ningun progreso espiritual y moral.

Deseo vivir esta vida bebiendo pequeños sorbos y deleitarme con el aroma de la mas pequeña de las flores.

Quiero brisas calidas que me envuelvan y susurren a mi oido palabras dulces y suaves.

Vendrán huracanes y desiertos a mi vida y cuando lleguen quiero estar preparada para saber que todo está en orden y aceptar cada momento, sabiendo como se, que esos momentos pasarán y que a la vez creceremos.

Hemos pasado por momentos doloroso y tristes que han conseguido prepararnos para encontrar paz aun viendo huracanes, no es que cerremos los ojos al dolor del mundo sino intentar paliarlos y cincelarlos dentro de la calma.

Quiero… Ver, amar, oler, tocar, sentir…

¿Que quien soy?

Etiquetas

, , ,


Siempre vienes a mi lado, algunas delante de mi otras detrás. Da igual que haga frío o calor, llueve o nieve, siempre estás a mi lado

Apenas hablas, o quizás no sé como escucharte. Solo sé que en los momentos mas tristes estás a mi lado, en los momentos alegres también, en los que necesito silencio me acompañas y en los que necesito hablar, me escuchas.

Cuando la soledad me acecha, nunca me encuentro sola y aprecio tu compañía,de verdad créelo

Te gusta la misma música, los mismos libros y siempre estás dispuesto a escucharlas o leerlos

Sabes, también aprendo de ti, de tus largos silencios, de tu misteriosa presencia, de tu absoluta compañía, pero ¿quien eres en realidad? Si me paro, te paras, si avanzo me sigues, siempre tan discreta, tan imponente y tan sutil. ¿Dime quien eres, que nunca me dejas?

¿Que quien soy?

Soy la única que te escucha reírte y se ríe contigo, la única que te escucha llorar y te acompaña llorando o gimiendo, la única que los días que el calor pica va contigo, o cuando llueve también está contigo, la que se queda a tu lado cuando escribes o cuando observas la luna y el firmamento, la única que calla cuando tus palabras gritan o la que se sienta a tu lado por el verdadero placer de tu compañía, soy yo, la que estará a tu lado hasta el final, si yo Soy tu Sombra

Dos amigos


Suele pasarnos que en nuestras relaciones con los demás cuando un amigo nos hace algún favor, lo olvidamos muy fácilmente … demasiado fácilmente. 

Pero cuando ese mismo amigo NO nos hace el favor que esperamos o, peor aún, hace algo que nos molesta, eso no lo olvidamos jamás. Se instala ese momento en nuestras cabecitas, y cada vez que nos topamos con él, nos vuelve el recuerdo, y con él el rencor que ya le tenemos. 

‘Dice una leyenda árabe que dos amigos viajaban por el desierto. En un determinado punto del viaje discutieron, y uno le dio una bofetada al otro. El otro, ofendido, sin nada que decir, escribió en la arena:


HOY, MI MEJOR AMIGO ME PEGO UNA BOFETADA EN EL ROSTRO.


Siguieron adelante y llegaron a un oasis donde resolvieron bañarse. El que había sido abofeteado y lastimado comenzó a ahogarse, siendo salvado por el amigo. Al recuperarse tomo un estilete escribió en una piedra:

HOY, MI MEJOR AMIGO ME SALVO LA VIDA.

Intrigado, el amigo preguntó: ¿Por qué después que te lastimé, escribiste en la arena y ahora escribes en una piedra?

Sonriendo, el otro amigo respondió: “Cuando un gran amigo nos ofende, deberemos escribir en la arena donde el viento del olvido y el perdón se encargaran de borrarlo y apagarlo; por otro lado cuando nos pase algo grandioso, deberemos grabarlo en la piedra de la memoria del corazón donde viento ninguno en todo el mundo podrá borrarlo“.

Las personas podemos decidir qué recordar y cómo. Decidir recordar lo que nos haca daño, genera resentimientos ¿Queremos tener resentimientos hacia alguien? ¿Para qué? Es probable que alguna vez, haya sido yo quién he “abofeteado” o cometido ese acto, que ahora me duele, hacia otra persona. Entonces, ¿de qué manera lo juzgo y para qué cuando soy yo quien lo recibe? ¿Y cuando soy yo quien lo hace?