Etiquetas

, , ,

Siempre tenía un ‘buenos días’ y una sonrisa para aquellos que pasabamos por su lado muy temprano; tú, que no tenías nada y nos pedías algo, te conformabas con que te devolviéramos esos buenos días tan alegres que nos dabas. Al final un resfriado mal curado te ha matado Jose Antonio, diez años  o más han pasado para enterarme como te llamabas ¡que pena! Cuantas personas pasan por nuestras vidas o forman parte de nuestra vida diaria y ni siquiera sabemos los nombres. Tu piel era muy arrugada y tenias ese color de piel  que el sol les da a la personas que hacen su vida en la calle. Ya sabes que te encontraba bebiendo algunas veces y tu sonrisa pícara casi me pedía perdón, por lo que hacías.

Adiós José Antonio, allí donde estés sigue dando los ‘buenos días’ tan alegre a todos los que pasen por tu lado. Adiós, hasta siempre.


Anuncios