Etiquetas

, , , , ,

Cuantas veces imagino que vuelves y siento unos abrazos que no me sueltan hasta que encuentran mi alma y mi corazón y todo vuelve a tener un dulce sentido.

Te escucho contar incansablemente miles de historias, ahora mismo te escucho contarnos la fábula de La Gallinita’, lo que te gustaba contárnosla para decirnos lo importante que era trabajáramos todos juntos

Siento que me e miras con tus ojos color miel y me sonríes, con esa sonrisa tan franca y tan cálida.

Admiro tu valentía por todas los caminos tan duros, tan tremendamente  inhóspito y tan desérticos por la que tuviste que pasar, y te hiciste un hombre papá, un gran hombre, mejor dicho un Superhombre.

Te huelo sin parar, huele  a humildad y ese olor se queda impregnado toda la vida, en todos los sitios que estuviste y todos los objetos que tocaste.

Te veo escribir, tomar nota de todo, guardar todo aquello que te gustaba, o que te llamaba la atención y parece que te estoy escuchando decirnos ‘algún día esto pasará y España….’ Y pasaba papá, y pasaba.

Cada vez que escucho ‘Mediterráneo’ ‘ Piensa en mi’  se me ponen los vellos de punta al recordar tus lágrimas cuando las escuchastes creo la que sería la última vez.

Que bien papá llevabas tanto tiempo buscando la  poesía de Rudyard Kipling ‘Serás  un hombre, hijo mío (Si)’, y en un artículo escrito, creo, por Adolfo  Suárez, hablaba de ese poema y allí estaba escrito papá, también fue lo último que te vi recortar y guardar.

Siento como vienes y me besas las manos y nos das las gracias, y el corazón se me paraliza, pero tú que estás en todo sabes como hacerlo reaccionar.

Recuerdo como hacías para que recordáramos los nombres de los monumentos, si y nos preguntabas  ‘dime el nombre de las tres pirámides de Egipto o el nombre de la torre de Londres’ todo por quinientas pesetas que nunca se dieron, porque tampoco hacia falta darlas.

Aprendo de todo lo que me dices, cuanto daría por volver a escucharte hablar de tus días de colegio, de tus paisanos, de la historia de tu pueblo o de cualquier pueblo del planeta, o de cualquier río, o de La Giralda, ! oh que maravilla escucharte!

Me gusta pasar las manos por tus maravillosos libros, mis amigos los libros!! Aun conservo las palabras que me escribiste en la biografía de Miguel Angel ‘…..queriendo ser tu mejor amigo, como todo gran libro…..’ No las cambio por el mejor poema del mejor poeta, las leo y las releo.

Este  escrito es para ti papá y hago mia tus palabras ‘….. Queriendo haber sido tan buena hija, como todo gran gran libro….’

Anuncios