Etiquetas

, , , , ,

Mis pasos van encaminados a ti, o te siguen o te marcan el camino para llegar a mi y así, cuando te acercas, esas mariposas del estómago se vuelven huracanes.
Mi ojos te buscan, paran y se relajan cuando te encuentran y ven el reflejo de mi felicidad en tus pupilas al mirarnos.
Mis manos se despliegan como alas abiertas para abrazarte.
Mi mente se detiene, se tranquiliza cuando estás a mi lado y no le teme a nada, ni nada le asusta.
Te escucho y me embelesas  cuando pronuncias mi nombre y me digo continuamente ¡si es un sueño no quiero despertar nunca!
Mis labios buscan los tuyos para saciar su sed infinita y no cesan hasta el alma pide a gritos salir de ti y de mi.
Mis palabras se entrecortan y vacilan al verte, pero fluyen cuando te digo ‘te quiero’
Tu sonrisa enciende la luz de mi alma, así todo brilla alrededor como si miles de estrellas cayeran del cielo.
Te conocí y aprendí a detenerme y valorar una gota de rocío, una nube, o esos momentos que lo cambian todo y que forman el conjunto de todo lo que es importante en la vida. Una vida llena pequeños detalles que ahora tienen un gran sentido.
Voy hacia ti y vuelo porque sé que tú eres mi destino, nada me detiene porque tú estás allí, esperándome, para vivir a tu lado la más bonita de las aventuras y que hacen que ya nada importa y a la vez todo empiece a importar porque “todo me lleva a ti” y tú eres “mi felicidad”.

  

Foto de @alijardine

Anuncios