Etiquetas

, , , , , ,

Recuerdo que de pequeña teníamos en casa, y tenemos, un libro con Las Maravillas  del Mundo, ese era el título; sin ninguna duda creo que era el libro mas usado y mas visto de todos los que teníamos, mucho más mas que   cualquiera de los libros de texto. Cuando veía esos monumentos o esos ríos, esas pinturas imaginaba miles de historias y me hacia también muchas preguntas, ¿como se construyó? ¿cuantas personas trabajarían para construirlas? ¿cuantos años tardarían? ¿cuantos litros de agua caen en esta o aquella catarata? ¿Qué inspiró al artista? ¿Que sentiría cuando visitara esos lugares? las pirámides de Egipto Petra, la estatua de la Libertad, ver el Danubio si era azul o no y tantos, tantísimos sitios, o ver algún cuadro original, o la Victoria de Samotracia, etc, etc.
Que impresión, cuando algunos de esos admirados y estudiados monumento, los veía en directo ¡Dios que maravilla! ponerme enfrenteintentar adivinar desde donde se había hecho, esa fotos tan vista durante mi niñez, todo un reto, no os creáis. Fue allí en esa vieja y gastadas páginas donde empezó mi afición a viajar, mi admiración por la arquitectura, ingeniería, escultura y esa naturaleza brutal y salvaje.
 Y ahí fue, precisamente en mi niñez, donde mis ojos se abrieron para admirar y respetar este maltratado Mundo.

Anuncios