Etiquetas

, , , ,

  

 Había en la tierra un hombre. Él tenía tres sueños: tener un trabajo bien remunerado, casarse con una mujer bella y ser famoso en todo el mundo.  . 

Existe una leyenda según la cual a cada persona se le aparece Dios una vez en la vida. En ese momento es importante no dejar ir la felicidad, y hacer lo que Dios te pide. Pues si te niegas a hacerlo, podrías pasar toda la vida siendo infeliz.

Había en la tierra un hombre. Él tenía tres sueños: tener un trabajo bien remunerado, casarse con una mujer bella y ser famoso en todo el mundo.

Un día de helada en invierno, el hombre se apuraba para llegar a una entrevista en una conocida empresa. De repente delante de él se cayó un anciano. El hombre miró al caído y pensó que era un borracho, así que decidió no darle la mano. Eso le ayudó a no llegar tarde a la reunión que tenía programada. Pero la entrevista no tuvo éxito: la persona no logró obtener el codiciado puesto.

Por alguna razón el hombre caminaba una tarde de verano por la ciudad. Al darse cuenta de un grupo de artistas callejeros, se detuvo a disfrutar del espectáculo. Los espectadores eran pocos, pero el acto era muy divertido y emocionante. Después de que terminó todo, los aplausos estallaron, y la gente comenzó a dispersarse. Nuestro hombre también se fue, pero alguien tocó tímidamente su hombro. Este era el personaje principal de la obra, la anciana-payaso. Ella le preguntó acerca de si le había gustado el acto, si estaba satisfecho de los actores. Pero el hombre no quería mantener una conversación, y se apartó con disgusto y se fue a casa.

Una tarde lluviosa el hombre se apresuraba a volver a su casa después de ir a celebrar el cumpleaños de un amigo. Estaba muy cansado, y en su mente se imaginaba un baño perfumado y una acogedora cama caliente. De pronto oyó el sollozo ahogado de alguien. Esta mujer estaba llorando. Estaba sentada en un banco cerca de la casa del hombre. Sin un paraguas. Sola. Al ver a nuestro héroe, se volvió hacia él en busca de ayuda. Había pasado algo muy malo en su vida. Y necesitaba de la ayuda espiritual de alguien. En sus ojos apareció de nuevo ese baño caliente y su cama, así que se apresuró a entrar.

El hombre pasó una vida infeliz. Y murió.

Llegando al Cielo, se encontró con su amigo, su Ángel de la guarda.

–  Sabes, pasé mi vida de una manera bastante miserable y despreciable. Yo tenía tres sueños, pero ninguno se hizo realidad. Es una pena…

– Mi amigo, yo hice todo lo posible para hacer que todos tus sueños se volvieran realidad, pero para eso necesitaba de ti esto, solamente: tu mano, tus ojos y tu corazón.

– ¿Y qué pasó?

– ¿Recuerdas al hombre que se cayó en la calle resbalosa un día de invierno? Ahora voy a mostrarte esta foto… Ese hombre era el director general de la empresa a la que estabas tan ansioso por llegar. Te esperaba una grandiosa carrera. Todo lo que se requería de ti era tu mano.

¿Recuerdas a la vieja payasa, que después de su presentación se puso junto a ti para hacerte preguntas? Era una hermosa y joven actriz, que se enamoró de ti a primera vista. Te esperaba un futuro, niños, amor eterno y feliz. Todo lo que se requería de ti eran tus ojos.

¿Te acuerdas de la mujer llorando cerca de tu casa? Era una tarde lluviosa y ella está completamente mojada por sus lágrimas… Ella era un escritora muy conocida. Ella estaba pasando por una crisis en su familia, y ella realmente necesitaba de apoyo emocional. Si la hubieras ayudado y ofrecito tu acogedor apartamento, tu alma cálida y unas sabias palabras de consuelo, ella habría escrito un libro para contar acerca de esto. El libro se conocería por todo el mundo, y tú te habrías hecho famoso pues en la primera página, esta mujer hubiera escrito tu nombre, como su inspiración para ese trabajo. Y todo lo que se requería de ti entonces era tu corazón. Tú no estabas prestando atención, mi amigo.

El hombre suspiró y se fue en dirección a la luna para irse por un camino de estrellas…

Siempre hay que escuchar a nuestra voz interior, ella nos dirá lo que tenemos que hacer. Y nunca hay que negarle nuestra ayuda a los necesitados. ¿Qué te parece esta historia, te gustó? ¡Compártela con tus amigos!

Anuncios