Hay algunos precipicios inevitables que escapan a nuestro ojos y que solo vemos cuando ya estamos cayendo, son inevitables. Hay algunas palabras que no querremos oír en boca de algunas personas porque nos romperán el alma y sin embargo son inevitables.

Hay palabras que no deberían de salir de nuestra boca y que conforme vamos pensando en no decirlas, van saliendo empujadas por un halo de maldad o de ira y claro, nos amparamos en otras palabras que a veces difícil de pronunciar ‘perdón’, pero estas palabras si se pueden evitar

Vivamos la vida con todo lo que nos envíe porque aprenderemos a saltar precipicios o a parar en seco cuando lo veamos. Aprenderemos a escuchar todo lo que tengan que decirnos y aceptar criticas pero evitemos que nuestras palabras se conviertan a veces en el filo de una navaja. Si evitemos

Anuncios