Etiquetas

, , ,


Hola FELICIDAD:
 
Querrás saber porqué motivo he decidido escribirte.
Es muy simple, quiero respuestas.
Tengo muchas preguntas que hacer, muchísimas.
 
¿Será un camino y quizás al final de la presente,
no tenga sentido recibir una respuesta
pero creo que recorrer este camino merece la pena?
 
¿Qué se siente al ser deseada y perseguida por todos?
 
¿Qué se siente al saber que nadie te querrá echar de su lado,
que siempre estarás acompañada, que nunca estarás sola?
 
Te escribo para que me digas qué se siente.
 
¿Por qué eres tan esquiva?
 
¿Por qué solo compartes el camino de unos pocos
cuando somos tantos los que te buscamos?
 
¿Por qué entras y sales de la vida de la gente con tanta facilidad?
 
Te escribo para que me expliques el por qué.
 
¿La elección de tus compañeros es al azar o te fijas en algo en especial?
 
¿Eres un premio por ser generoso, por hacer buenas acciones,
por amar, por luchar, por vivir de determinada forma,
por sentir de un modo concreto…?
 
¿Por qué cuando alguien te tiene es feliz plenamente
y cuando no te tiene nunca acudes en su ayuda?
 
¿Por qué, en ocasiones, muestras ciertas partes de ti y luego te escondes?
 
¿Lo haces acaso para atormentar,
para que la gente se sienta peor de lo que se siente
por el simple hecho de haberte rozado y no haber podido retenerte?
 
Te escribo para que me expliques, de nuevo, por qué.
 
¿Dónde te escondes? ¿Dónde estás?
¿Por qué no te muestras más a menudo?
 
Te escribo para que me cuentes dónde estás.
 
Pero ¿sabes?
Muchos creen saber dónde te encuentras,
muchos dicen que estás en la sonrisa de los niños pero…
 
¿y los niños que no pueden sonreír o que no saben hacerlo?
 
¿Los enfermos, los huérfanos, los maltratados,
los que sufren abusos, los que no tienen nada que llevarse a la boca,
los que se encuentran en medio de una pobreza
tal que tienen que aprender a sobrevivir?
 
¿Dónde estás entonces?
 
Muchos dicen que estás en la naturaleza,
en el cielo azul, en la belleza de la noche, en la luz de un nuevo día…
 
¿y aquellos que no pueden verla o que, aún pudiendo,
viven en una oscuridad tal que ni el sol es capaz
de dar un poco de luz a su vida, ni el cielo cobijar su angustia,
ni la luna velar un sueño que no existe?
 
¿Dónde estás entonces?
 
Muchos dicen que estás en la bendición de una familia…
 
¿y las familias en las que se suceden discusiones, maltratos, separaciones?
 
¿Dónde estás entonces?
 
Muchos dicen que estás en el amor…
 
¿y aquellos que no conocen el amor,
aquellos que lo esperan ansiosos de amar y ser amados,
aquellos que lo perdieron sin saber porqué?
 
¿Dónde estás entonces?
 
Podría seguir preguntando durante horas y horas, días y días…
pero nunca obtendría una respuesta, ¿verdad, FELICIDAD?
 
Nunca me dirías dónde estás, nunca sabría porqué eres como eres,
nunca sabría porqué te comportas como lo haces.
 
Una vez más tengo que hacer una última pregunta:
¿por qué no lo sabré nunca, por qué nunca habrá una respuesta?
 
Y, ¿sabes? Creo tener la respuesta:
porque si tú no fueras esquiva, si tú no te escondieras,
si tú no fueras como eres, nuestra vida no tendría sentido.
No tendríamos nada por lo que luchar.
 
He recorrido todo el camino
(al menos todo el que estoy en condiciones de recorrer)
así que solo me queda terminar esta carta diciéndote
GRACIAS, simplemente, por existir.
 
Recibe un saludo de una persona más que te busca…

Anuncios